Y llegó el día en el que ella no aguantó más,

estaba tan rota,

tan cansada.

El día en el que esos mil pedazos de los que se componía,

se convirtieron en millones.

Pero eso ya ni le dolía,

porque llega un momento en el que te acostumbras al dolor,

tanto que llega a formar parte de ti.