De niño uno nunca se imagina que todos los verdaderos monstruos en este mundo son los seres humanos.