Tengo miedo de fallar. No confío en mi misma. Y ese es el peor tipo de desconfianza que se puede sentir.*