Nuestras pequeñas y estúpidas conversaciones significan mucho más para mí de lo que jamás sabrás.*