Hay personas que son como iguanas en un nido de serpientes. Pueden parecer no tan peligrosos como los demás, pero al final tienen la sangre igual de fría.*