Te lo juro que lo intenté mil veces contigo, pero todos llegamos a un punto de decepción en el que nos cansamos y dejamos de intentarlo*