Mis manos leen tu alma, mis ojos respiran lagrimas.
Tu mirada penetrante, llena de dolor y mentiras.
El frio nos cubre de amores, tan puros como efimeros.