Me amo y me dirijo según mi corazón, mis sentimientos, mi voz interior , mi locura y mi cordura. Sin tener que dar explicaciones, soy feliz porque no le hago mal a nadie. Solo vivo y soy dueña de mi mundo, de mí.