Porque si no es él no es nadie.
Porque solo él me hace partitura, me convierte en música, me hace acorde, redoble trompeta, solo él nos hace canción.
Porque cuando vuelve del trabajo la vida se pone al piano y toca una de Sinatra.
Por eso lo quiero, porque todos sus semáforos están en verde y eso es mucho para alguien que ha visto pasar su vida en rojo.