Cada minuto, cada hora, cada día yo me desvanecía. Algo me hacía falta... Y era el.