Hay días en los que no podemos hablar, ni un texto ni una llamada, NADA...
Es tan deprimente por así decirlo, pero pues que mas puedo hacer, me toca aguantar.
Quizás aguante por que es mucho el gusto, que digo gusto, el amor.