Psicóloga de profesión
Si bien dicen que "eres lo que comes" es muy certero. No puedes llenar tu cuerpo de comida chatarra y esperar sentirte del mejor animo posible; de igual forma no puedes esperar no realizar algún ejercicio físico y tener un cuerpo de verano (por el cual todas moriríamos tener un trasero brasileño).
Escribiendo un poco sobre mi, diré que soy una amante del café, de ese liquido que en el primer olor de la mañana comienza a despertarte, del cual entras a un salón y toda la habitación lleva esa aroma a café mañanero el cual, desde el comienzo es un placer preparar!
Y bueno, yo como muchas otras chicas que llevan una vida con poco tiempo para ellas, es requisito una taza y una segunda durante el día para mantenernos activas e iluminadas en la jornada laboral. Una de las cuestiones que deseo abordar al mencionar el tema del café, es que no se le recomendaría más de 4 tazas (como psicóloga) a aquellas personas que sufren o tienen rasgos de ansiedad.
Por ejemplo: llego al trabajo a las 8 de la mañana y en el transcurso consumo otras 3 para mantenerme activa y terminar los pendientes lo más pronto posible; y es que, si queremos gozar de una buena salud emocional tendremos que comenzar desde la mente. El café por muy delicioso que sea impide que conciliemos el sueño durante la noche, lo que conlleva a mantenernos despiertos en actividades poco productivas, a tener pensamientos rumiantes, esos que una y otra vez repasamos en la psique intentando obtener una respuesta o solución para al final terminar sin ambas, lo que conlleva a depresión, a insomnio a agotamiento.
Así que todo siempre con medida <3