“The best way to not get your heart broken is pretend you don’t have one” – Charlie Sheen.

Las personas rotas aseguran no tener corazón, probablemente debido a heridas del pasado, si ese es el caso ¿cómo se puede amar a alguien roto? No, más bien ¿cómo amar a alguien que está roto, sin salir lastimado en el proceso? Y, al mismo tiempo ¿cómo ser amado por esa persona?

No puedes cambiar a un individuo sin su consentimiento, el tiempo me ha enseñado eso, pero sí puedes amarle, esforzarte por pintar colores en su vida opaca y demostrarle continuamente tus sentimientos para no causar dudas.

Vas a salir herido, de eso no hay duda alguna, te lo advierto desde este momento. Una persona rota es como un montón de trozos de cristal esparcidos por el suelo, los cuales intentas volver a unir con tus propias manos para volver a brindarles su forma anterior. Es decir, llorarás en más de una ocasión, pero si estás determinado a lograr tu objetivo y eres capaz de soportar todo ese dolor, lo conseguirás.

Las personas no cambian si no quieren hacerlo, te lo dije en un principio, pero tú puedes motivarles a hacerlo, sobre todo si notan que te quedas a su lado a pesar de sus defectos.

El amor es complejo, las personas dañadas lo saben muy bien, sin embargo, quien se atreve a lidiar con él encuentra la forma de apreciar su lado positivo. Ama, no te des por vencido. No tengas miedo a equivocarte, no le temas al dolor, porque cuando hay dolor y la meta impuesta es complicada, más satisfactorio es el triunfo.