Un minuto de silencio por todas aquellas relaciones que no acaban ni bien, ni mal, simplemente mueren solas.*