Nunca supe que decirle, su dolor era muy grande y mis palabras muy cortas.*