Tantas veces quise decir eso, pero era imposible, igual las cartas se echaron ,te haz ido y lejos estas ya.
No puedo olvidar nuestra despedida, no puedo olvidar nuestra ultima noche, Allí en la oscuridad como pedía a la noche que se convirtiera en eterna y que el reloj no avanzara, al terminar la noche se acabaría el hechizo y la realidad me encontraría.
Pero mi deseo no fue concedido, como otros tantos, y la noche terminó dando la bienvenida a un futuro con la palabra incierto en la puerta de la entrada,