Soy de la clase de chica que se enamoraría de la rosa negra del jardín. No por su oscuridad en si, si no por su valor a ser distinta. Por su originalidad. Porque no intenta ocultar lo que es, se muestra orgullosa sin miedo por no encajar, porque la diferencia es lo que le hace especial.*