La culpa es tuya, por esperar rosas de quien solo sabe regalar espinas.*