Y a veces me pregunto como alguien tan tóxico puede tener una boca tan dulce*