Y volvemos a vernos, ya sea en la calle, en la cama o en mi cabeza