Llévame de vuelta a la noche en que nos conocimos
Delicioso insomnio hurgando en tu esencia con la esperanza de encontrarme

Entonces la ceguera por fin me abandona y te veo, luego me veo
Tu allá y yo aquí sintiéndote aun así latir frente a mí
Breve noche en que horas me saben a segundos fugaces

Para el amanecer cada palpitar en mí ya te pertenece
Cuando tus besos llegan mis venas me consumen
Un ardor implacable devorándome y tu mirada eclipsándome
La dulce libertad con sabor a ti me invade

Llévame de vuelta a la segunda noche en que nos conocimos
Ruidoso silencio abrazándonos lentamente
Olas danzando al compás de tu verdad floreciendo de tu boca
Brisa en calmada melodía de mis temores quebrándose

Eterna oscuridad en donde existimos solo tú y yo
Nos extinguimos poco a poco uno en el otro
Me pierdo y te pierdes conmigo en el todo y la nada
Abrazas mis secretos y yo me enamoro de tu silencio

Llévame de vuelta a la tercera noche en que nos conocimos
Tu fija y filosa mirada tocando cada centímetro de mí
Todas mis lagrimas presas en tu sonrisa sin posible escape

Mi aliento cálido sabor chocolate y tus manos inseguras cerca de las mías
El amor agotándose segundo a segundo sobre aquella mesa
En la última noche que nos conocimos y lo que vivía de pronto murió

Llévame de vuelta a una noche en que nos conocimos
Consúmeme una vez más en una mirada
Que el chocolate vuelva a mis labios y el amor a tus ojos
Que las olas dancen una vez más y tus palabras tengan sentido
Mátame en un insomnio eterno hurgando una vez más en tu esencia
Déjame encontrarme una vez más a mí con verte a ti
Llévame de vuelta a la noche llena de ti.