1) Aceptar que hay algo que cerrar. Parece algo tan obvio, pero en este punto es donde muchos se frenan, porque lo que más les cuesta es el “darse cuenta”. Hay que sincerarnos y saber si hay algo que ya pasó, sea una persona, experiencia, trabajo, ciudad, evento que sigue causando una sensación de malestar o incomodidad al recordarlo. Es positivo y da mucha luz el hacer una lista de todos esos pequeños eslabones que forman la gran cadena de nuestro pasado, pero que hemos dejado inconclusos. El aceptarlo es un gran paso para empezar a despedirnos y para entender que todo cumple un ciclo perfecto en nuestra vida.
2) Perdonar y pedir perdón. La llave perfecta para dejar el pasado atrás es: “perdonar y pedir perdón”. El perdón, en cualquiera de sus formas, libera y abre posibilidades. Perdonar es darnos un regalo de paz, de amor y de alivio a nosotros mismos. Es dejar el ego a un lado y soltar el control. Cuando pedimos perdón o perdonamos, es también una forma de limpiar los sentimientos negativos que traemos con esa experiencia del pasado. De hecho, con el primero con el que debemos de empezar es con uno mismo. Es indispensable perdonarse, por que a algunos lo que más les duele es no haber sido lo que esperaban ser y eso es lo que más los frena.

3) Agradecer sin culpas. Está bien haber vivido lo que viviste. No te culpes. Hiciste lo que estaba en tus manos y es bueno darse el permiso de fallar. No somos perfectos. De verdad que no hay nada más liberador que el agradecer mil veces esa experiencia que vivimos, haya sido el tiempo que haya sido, y obtener lo positivo de esa situación, por más dolorosa que parezca. Siempre existen bendiciones escondidas detrás de las crisis. El agradecimiento es una forma maravillosa de reconocer nuestra fragilidad como humanos y saber que existió una razón maravillosa para haber experimentado lo que experimentamos.
4) Limpiar el terreno. Moverte de lugar para sanar tu pasado, es importante hacer cambios en tu vida. No puedes permanecer igual. Es importante darle giro a las cosas. ¿Qué estrategias puedes implementar para que las cosas ya no sigan igual?¿Qué pequeños pasos puedes dar para iniciar la nueva vida que quieres?¿Qué acción debes emprender hoy, para que todo empiece a ser diferente?¿Qué debes de borrar, quitar, limpiar, tirar, dejar de hacer?
5) Pedir ayuda en el proceso. Cualquier situación del pasado se puede convertir en tu gran aliado de aprendizaje y crecimiento si te das permiso de que así suceda. Esto puede ser un proceso mucho más sencillo si pides la ayuda de algún profesional. Si crees que sería más fácil para ti, que alguien te acompañe en el camino, puedes buscar al terapeuta, tanatólogo o coach de vida. Tu futuro te lo agradecerá.