Llegaste a mi vida un 21 de noviembre, gracias a una pregunta que cambió mi vida. Platicábamos casi a diario… nuestra primer cita fue el 10 de diciembre; ahí me di cuenta que esto sería hermoso y que eras de esas personas que alegran tus días, la existencia! Recuerdo con mucha claridad ese 12 de diciembre en que me acompañaste a casa… volvimos a vernos hasta el 22, cuando fuiste a recogerme a la escuela. Y después el 25, en navidad, donde tuvimos nuestro primer abrazo! Y ese primero de enero, cuando me fuiste a ver por sorpresa en el jardín… Ese 14 de febrero cuando me pediste que fuera tu novia con esa manta y esos girasoles… y ese cuatro de abril en que terminó todo… Pero sabes algo? Quería decirte que, a pesar de que hace ya tiempo que eso ha pasado, sigue tan presente en mi memoria, al igual que tú. Siempre estaré agradecida con la vida por permitirme haber sentido eso tan precioso a lo que le llaman amor, y aún mejor, haberlo sentido contigo. Has dejado en mí una historia que, si bien fue corta, ha sido la mejor de mi vida, la que recordaré siempre… Espero que algún día vuelvas a cruzarte en mi camino y esta vez, ojalá sí sea para toda la vida. De todo corazón, pido que te enamores, que seas muy feliz al lado de alguna persona. Espero que te quiera demasiado, pero no como yo, vaya! porque eso será imposible! Róbale esos besos tiernos… dile que aquí, en alguna parte, hay una chica que anhela demasiado haber podido ser ella. Dile que no se enfade si le acaricias el cabello, es que te parece muy suave y te encanta cómo huele. Dile que no se moleste si la muerdes, es que así demuestras tu cariño. Dile que deje recostar tu cabeza en sus piernas, lo qué pasa es que te cansarás de estar sentado. Dile que se peine de dos trenzas de raíz, eso a ti te encanta. Dile que te abrace mucho mientras está contigo porque tiene miedo de perderte. Dile que imagine una vida a tu lado. Dile que jueguen como dos niños pequeños. Dile que no se enfade si ya no le contestas los mensajes por las noches, es que eres el bello durmiente y te sueles quedar dormido. Dile que cuando eso pase, te mande mensajes diciéndote porqué te quiere. Dile que nunca, nunca cometa el error que yo he cometido y que te de todos los besos que yo no pude darte, dile que te abrace fuerte, muy fuerte como yo quisiera hacerlo justo ahora. Dile que aprecie el sonido de tu risa como aprecia a su canción favorita. Dile, sobre todo, que se dé cuenta del ser tan maravilloso que eres. Dile que te valore y que se enamore infinitamente de tus defectos…
Recuerda una cosa: Siempre serás la mejor persona que he conocido en mi vida, nunca olvidaré nuestra historia y a donde quiera que estés, te mando un fuerte abrazo por tu cumpleaños, espero que seas muy feliz, de verdad. Felicidades. 
Te amo…