Que bueno encontrar una espacio como este en un momento así.
Ser una persona tan positiva y que ve lo mejor de los demás ante todo, no es fácil. Te ilusionas. Te lastimas a ti misma/o. ¿Qué tan cruel hay que ser para continuar un auto engaño?
Toda mi vida he pensado que la felicidad de los demás es igual a la mía. No hubo día en el que no pensara en que el dinero que gano lo utilizaría para comprar esa cosita que le causa una sonrisa.
Pero, a veces las personas son... malagradecidas.
No podemos 'obligar' a la gente a que nos quiera como nosotros quisiéramos, pero sí debemos hacernos respetar como lo merecemos.
Trabajar durante muchas horas parecieron no ser suficientes, porque "suficiente no fue el esfuerzo que quisiste dar por ese alguien".
Que locura, ¿no? Piensas que haces las cosas bien pero parece no ser así.
Con este escrito les quisiera decir que, quieran mucho y a lo grande, pero no permitan que nadie se aproveche de esto.
Brindé mi esfuerzo, esperando sonrisas y me salieron con un "No me compraste un chocolate", "Eres una tacaña" y publicaciones que creen que no puedo ver como "No confíen en nadie que no te da los chocolates que prometió" ¿De qué sirve esto? Esto solo demuestra que lo que quise dar, que fue más que un simple chocolate o salida al cine, es decir: yo misma como ser que piensa (con exacta locura) que lo quiere y hubiese hecho todo por él (porque algo de mí cree que ya no debe hacerlo), no sirve de nada. Es cruel pensar que ya no sirvo de nada... Aunque me detengo aquí y digo: "No sirvo de nada para él".
Que difícil es abandonar a alguien que te hace daño, al menos para mi lo es... pero se debe tener más miedo a perderse a si misma, a abandonarse. Ojalá tuviese más carácter para mandarlo a la mierd*.
Tacaño no eres tu, sino quien no reconoce quien eres realmente en su tacaño corazón.