Te cerré la puerta para siempre, porque esta vez me quise más a mi.*