Un día tocas fondo. Pero tocas fondo en serio. Y de ahí no vuelves a ser la misma nunca más. Para bien o para mal, la tristeza nos cambia