Eramos temporales, jugando a ser infinitos.