No podemos andar por ahí, fingiendo ser felices, debemos ser fuertes y arrancar de raíz todo aquello que nos entristece.
Porque, de qué sirve tener un rostro sonriente, si nuestro corazón se marchita lentamente.
Sirena morena