A lo largo de nuestras vidas se han presentado ocasiones donde solo queremos decir "NO" y mandar todo al carajo, pero por qué terminamos diciendo que "SI" cuando solo queremos salir corriendo de ese lugar. La respuesta esta en el común denominar que nos ha ensañado lo sociedad durante toda nuestra vida. Si, se trata de hacerlo por un "compromiso".

Pero si nos ponemos observar detalladamente, ¿qué es el compromiso comparado con la sensación liberadora de zafarte de una situación incomoda? y se lo que estas pensando, en ocasiones es difícil decirlo, pero créeme no es imposible. Durante años hemos asistido a reuniones donde no queremos ir, solo por compromiso. Muchos se han casado por no saber decir no, porque fue más fácil decir si acepto casarme contigo, que decir no por miedo a romper un compromiso de años. Para nada porque muchos terminan su matrimonio en los primeros 5 años, no lo digo yo. Lo dicen algunos estudios de personas que saben más que yo.

El arte de decir no, cuando queremos nos libera, nos hace mejores personas, evita disgustos en ti, porque recuerda de nada vale complacer a todos cuando tu no estas satisfecha. Decirle "NO" al hombre que te pretende simplemente porque sus metas no encajan con las tuyas, esta bien, vendrá otro y otro y otro hasta que llegue el indicado. Y si nunca llega siempre tendrás tu trago favorito esperando por ti.

Decir que "No" no es egoísmo, es amor propio.

Instagram: @gladiuskag_