¿Qué tan miserable tengo que ser para que tu seas feliz?
¿Por qué me tengo que tragar todo lo que tu haces para que tu estes satisfecho?¿Acaso no ves como estoy? Soy miserable sin ti, al igual que contigo. Esto se acabo. Tu puedes seguir con tu mundo perfecto toda la vida pero mi sufrimiento tiene un límite y eso termina hoy.
Me estoy desatando de mis ataduras para poder volar de nuevo. Tu nombre para mi no será más que un granito de arena en un desierto. Por fin estoy libre. Mi corazón puede descansar en paz y tal vez, lo haga por un largo tiempo. Esta es mi despedida silenciosa, mi último adiós y el final de nuestra historia.

Cada despedida es el comienzo de una nueva historia