Si alguien me pidiera que definiera quien soy, probablemente la primera palabra que se me vendría a la mente seria SIMPLICIDAD (quizá, en todo su estado),

y si a continuación se me pidiera definirla a ella, la palabra seria ambivalencia.