Sus ojos oceánicos eran como las olas del mar.
Y yo me estaba ahogando en ellos.