Odio cuando usan la palabra "enamorado" tan libremente. Uno no se enamora desde lejos, desde un pupitre al otro extremo del salón. Uno se enamora frente a la persona y mirándole a los ojos, sabiendo sus demonios y apreciando sus virtudes.

Buenos Aires, Argentina    https://www.facebook.com/valentina.rosso.9674