Traté de ayudarla, pero la marea se sostuvo como un ancla a sus pies.

Santiago de Chile    http://nanieincrazyland.blogspot.com