Tengo que decirte lo que tengo en mi alma, te extraño mas de lo que te puedas imaginar y aunque tengo miedo de saberlo, acepto que te quiero, que te quiero mas de lo que pensé llegar a quererte, te quiero siempre en mi mente y en mi corazón.

Por fin había encontrado un alma que me complementaba después de estar a la espalda del mar, sentada, llorando y también esperando, incluso observando; luego llegaste tú tan fuerte pero prudente, brusco pero con una calidez inminente, risueño pero serio, eras todo y nada al mismo tiempo ¿por qué estarías donde decías que estarías? Te creí.

Te ví, me enamoré de ti como las abejas de la miel o como las plantas del sol. Habla y dime como estas, cuéntame que hay detrás de tu espalda, yo te sigo esperando porque te amo, y lo hago a cada momento, aunque sea una partícula mas rotando en el cielo; víctimas del cielo.

La verdad es que te tengo miedo, provocas en mi todo lo que pudiera existir, desde desesperación hasta dolor, o amor, hasta esperanza, simplemente me devolviste la vida en semanas. Háblame y dime que hay en tú alma, cuéntame si me extrañas o si no te hago falta, porque tú me haces más falta que el cielo o que las medidas del universo ¿estábamos los dos cubriéndonos del mundo entero sin saberlo?

Acabo de soltarte todo lo que siento, y espero tú respuesta, estoy congelándome con el viento pues acabo de bañarme en el cielo, sin saber lo que respondieras a lo que mi corazón se atrevió a decirte, sin poder verte o tenerte de frente para mirar tus ojos tan profundos que acompañan tus manos decentes.

Es la primera vez en mis días que no sé lo que va pasar después de lo que solté, sin embargo te quiero más que ayer o que al anochecer, no dejo de pensarte ni de amarte aunque yo haya sido quien te haya soltado, siempre estuviste a mí lado y no supe valorarlo ¿será que ya te perdí por completo? Honestamente, me das miedo.

Sea cual sea tú respuesta la aceptaré aunque una me duela más, aunque la respuesta que salga de tu boca no sea la que quiera o la que espere conectar mi mente; te extraño orlando. Háblame y dime lo que sienten tus entrañas, o tu consiente, te extraño así de fuerte, sincero, despacio, decente.

Me falta, ¿por qué no estabas donde dices que estarías? No tengo mucho para ofrecer pero te siento mas que ayer, me haces falta a cada momento del día, es que te quiero sin medidas y no lo sabía, y aunque decidas irte sé que el mar me recibirá de nuevo, seremos mas pero estaré junto al mar. Háblame y dime que me amas, porque yo te quiero y por ti haría cualquier cosa en esta vida en la que somos víctimas y amantes; afortunados y sublevados.

Ojalá pudiera sentirte ahora,

Soy un átomo más,

Carismático pero esperándote,

A punto de perder la esperanza,

Rogando por una oportunidad.

Olvídate de lo que hicimos,

Recuerda que estamos donde decías,

Las cosas son más que tristezas,

Al fin había encontrado a mi compañero,

Nadie mas con quien quiera compartir el aire,

Dos almas sin penas,

O dos almas alejadas, la luz se apaga