Qué pena que ya no ría, ni se sonroje, ni se ponga feliz cuando le hablan bonito.
Como si hubiese preferido acostumbrarse a la idea de que ya nada es sincero.

"Todos esperaban algo de mí. Algo que no les podía dar."