Quién diría que hoy sería lo que nunca imaginé

Que los días podrían pasar tan rápido pero tan lento a la vez

Que al mirarme en un espejo mi reflejo ya no sea el de ayer

Que en la vida a veces tengas ganas de morir

Que al mirar al cielo, en mis ojos comience a llover

Quién diría que al soplar a la luna el único deseo que pida sea solo un poco de paz

Que cada día que pasa ya no es uno más

Que se podría gritar sin voz y llorar sin lágrimas

Y volar ,bailar, sentir, solo en mi imaginación

Quién diría que fingir fuera tan fácil

Y ser un uno mismo tan difícil

Que a escondidas y sin voz también sé puede llorar

Que dormir y soñar sea la única o la forma más fácil de escapar

Que la palabras podrían doler así

Que hay cobardes con coraje

Y valientes que les duele sonreír