Y simplemente era un desastre, era como si la vida no fuera parte de si mismx, como si cargará con una tristeza que en definitiva no le correspondía. 
Tantas veces había tenido que levantarse solx, limpiando la tierra de las rodillas y mirando el cielo para que entonces las lágrimas jamás descendieran por sus mejillas.
Estaba acostumbradx desde luego. Pero esto no era lo que quería, era como si elxx fuese la ruina entre un jardín de flores, como si la vida no estuviese hecha para todas las personas.
Estaba consciente de que tenía todo para ser feliz pero existía un vacío potencial que la carcomía por dentro. Que la mataba de a poco como una enfermedad silenciosa que estuviese consumiendole las entrañas con el único propósito de hacerle desaparecer.
Como si el destino quisiese darle razones para que elxx yaciera cuatro metros bajo tierra.