Ahora más que nunca siento que sólo fuiste (¿eres?) un capricho. (o tal vez sólo quiero que lo seas; así sería más fácil).
Me enoja la idea de un capricho. De que yo haya confundido capricho con amor. No sé si existe el amor, nunca había sentido esto por nadie. Sé que existe el odio, así que debe, debe de existir el amor, ¿no?
Eres un enigma. Uno que me interesa, uno que realmente me interesa.Tú me interesas.
Te quiero besar, quiero llevarte al teatro, quiero sentir tus pestañas en mis mejillas. Quiero despeinar tu melena callejera.
Otra vez, te escribo, te pienso, te dibujo.
Otra vez, te extraño.