Vi como la mirabas,
Y entonces entendí
que
las cosas,
y las personas
Nunca cambian.
Tu,
El tonto enamorado de siempre
Habias vuelto a caer.
Y lo supe,
era tan sencillo
como mirar
y recordar,
como esos ojos
me habían mirado antes
a mi.
Después de todo,
no nos engañemos,
siempre seria ella.
En otro momento,
o en otra vida,
siempre mirarían hacia ella