Y así fue como lo logré, no dándome por vencida nunca, ni en los peores momentos de debilidad, muchas veces estuve a punto de tirar la toalla pero siempre recordaba que después de el dolor viene la gloria.