Vamos a hablar de las consecuencias de la vida. De esas cosas que no queremos admitir pero que tristemente nos definen a día de hoy.
Vamos a hablar del quiero y no puedo, de como un segundo cambia todos los minutos siguientes, todas las horas, toda tu vida.
Vamos a hablar de esas cosas que te reconcomen, que te vacían poco a poco hasta quedarte en absolutamente nada.
Vamos a hablar de quienes no tienen ni voz ni voto; de quienes luchan todos los días sin respuesta, sin recompensa, sin una pizca de ayuda.
Vamos a hablar de lo que somos y tal vez algún día dejemos de ser. De lo que nos define hoy pero mañana solo será un simple párrafo más.
Vamos a hablar de nosotros. De lo que duele. De lo que somos a los ojos de los demás. Esos demás que tal vez estén mucho peor que nosotros.
Vamos a hablar de esas sonrisas que esconden catástrofes. Que esconden miedo. Esas sonrisas que son solo eso, sonrisas.
Pero sobre todo, vamos a hablar de todo lo que conllevamos, lo que nos hace ser hoy, lo que nos hace fuertes y lo que no podemos cambiar, porque los cambios son solo eso, cambios. Porque la vida es solo eso, lo que queremos que sea. Con sus consecuencias, con sus pérdidas, con sus catástrofes, con sus falsas sonrisas; con todo.