Te quiero, no sabes cuanto te quiero. Pero aún así te traicioné.
Lo hice porque quería hacerlo en ese momento, porque pensé que así acabaría esta sensación.
Te traicioné con otro a quien también quiero. Te traicioné de manera cruel y egoísta.
Y ahora, la angustia y la ansiedad no paran de crecer. Pero al menos sé que este vacío no lo llenarás tú, ni tampoco él.