Las noches las pasaba en vela, añorando tu regreso, pidiéndole a Dios, y a las estrellas que dirigieran tus pasos hacia mí, me importaba poco lo que había pasado, solo quería volver a tenerte en mis brazos.