Dicen que en esta vida por circunstancias ajenas a nosotros, tenemos que dejar a gente a la que amamos seguir sus caminos, y que los sueños son para crios. Yo no sé mucho la verdad, pero sé que si quieres a alguien lo suficiente le sigues hasta el fin del mundo por muchas montañas que tengas que trepar o mares que surcar, que si un sueño no parece imposible no es lo suficientemente grande y que ello lo hace tan único y especial.