"How to be single" es una de mis películas favoritas, me gusta verla de vez en cuando porque después de verla te sientes capaz de estar sola y luchar contra el mundo sin tener una pareja.

Hoy quiero escribirles sobre eso, ¿Cómo se puede estar bien sin estar pensando en alguien todo el día, sin checar su perfil, su hora de última conexión o sus Instagram stories?

Tener pareja es algo increíble porque tienes con quien compartir momentos maravillosos y a un mejor amigo a tu lado que te hace sentir querida, con el autoestima muy alta y feliz.
¡Pero esperen, ser soltera también es sensacional!, tener o no tener pareja no debe de ser un factor que afecte en nuestros estados de ánimo. En ambos casos hay bastante felicidad.
No vayas por el mundo buscando un amor ¡Por favor! Enamorarse no debe de ser así, debemos dejar que suceda. Cuando llegue ese alguien a nuestras vidas o lo encontremos por casualidad nos hará sentir muy bonito,y ahí te das cuenta de que "Es él", habrá una clase de conexión, te lo prometo. De lo contrario, si vamos buscando a alguien puede pasar que tú quieras y esa persona no, o que tenga cosas que te agraden pero habrá muchas otras que no ¿Sabes? ¿pero y eso qué? Dirás. Vas y le dices que sí porque buscas con desesperación tener a alguien que te haga sentir como en todas esas películas de amor que has visto y terminarás con él para luego estar donde iniciaste.
Mi consejo aquí es: Vive tu vida, sigue tu camino y nunca te cierres por completo a la oportunidad de conocer a alguien que encaje contigo y en tu vida.
No debes encerrarte a preguntarte "Por qué", disfruta tu tiempo a solas, ve al cine, al museo, haz un viaje con tus amigas, atrévete a hacer todas esas cosas que has estado posponiendo. Sal de tu zona de confort y quién sabe, hasta podrías conocer a la persona indicada cuando menos te lo esperes.
Te lo digo por experiencia, yo después de terminar una relación obvio me sentí mal porque te acostumbras a estar con una persona, a salir con esa persona y a tener con quien hablar. Estuve un tiempo mal, pero después empiezas a levantarte de nuevo y poco a poco vas encontrando muchas razones para estar bien, que siempre han estado ahí y no habías visto. Yo empecé a salir más sola y a encontrarme porque estaba demasiado perdida en fantasías. Comencé a ir al museo, a pasar tiempo con mis amigos bromeando, me propuse conocer muchos cafés de mi ciudad, salí a andar en bicicleta, al cine, encontré un trabajo y asistí a muchos festivales. Y hoy, me doy cuenta de que con pareja no me hubiera atrevido a hacer muchas cosas que ahora me hacen feliz. Sin embargo como lo dije hace unas líneas, voy por la vida disfrutando de estar sola sin cerrarme a conocer nuevas personas, porque también sueño con tener con quien compartir mi vida y mis experiencias, que me acompañe en mi camino y yo a esa persona en el suyo.

Espero te haya gustado esta entrada. Buen día.