Primero que todo: me gusta mucho amarte, por todo lo que eres para mí, porque tú me haces feliz, me cuidas y me haces reír y me encanta todo lo que se trate de estar a tu lado. Me gusta pasar todo mi tiempo contigo, por cada uno de los momentos que me regalas; y me es imposible no estar feliz cuando estás junto a mí, aún cuando en ocasiones estamos enojados, me siento feliz por el simple hecho de tenerte conmigo. Tengo que decir que con cada segundo que pasa te adueñas más y más de mi corazón. Cuando estoy contigo tengo que preocuparme por nada, de verdad daría mi vida por ti. Trato de recordar todos nuestros días y en cada uno de ellos me recuerdo sonriendo; mi amor te daré siempre las gracias, incluso por las lágrimas derramadas. Quiero que sepas que quiero estar contigo todos los días de mi vida, y sabes, eres perfecta para mí, sólo quiero que te quede realmente claro.