Tienes la marca de lo que no fue pero pudo. Tienes la cicatriz invisible de una guerra que nadie sabe que luchaste. Tienes el vendaje de una herida que tarda en sanarse. Tienes el remiendo de lo que trataste de remediar. Tienes la estría debajo de la faja de la mascara que no pudiste ocultar mas, del amor que no te quiso funcionar y no dio para mas.